Una buena sala de juntas define el estilo y la personalidad de la compañía frente a otras personas. En este recinto se toman decisiones, se discuten proyectos, metas por cumplir, se trabaja en equipo, nacen las ideas y es también un espacio para reuniones con proveedores, inversionistas, clientes que también hacen parte estratégica de la organización.

Todos estos factores invitan a que la sala de juntas sea un espacio funcional, pero también acogedor, iluminado, agradable y propicio para el diálogo y la creatividad, integrado a la imagen corporativa de la compañía.

Recomendaciones para estructurar y decorar una sala de juntas

Para estructurarla

El tema de la privacidad es vital, tanto sonora como visual. Todo depende de la filosofía de la organización. Algunas optan por manejar un alto nivel de confidencialidad con lo cual las salas de reuniones son totalmente aisladas, con techos acústicos y cerradas con paredes y puertas tradicionales. Otras en cambio prefieren el estilo de oficina abierta sin ninguna barrera divisoria.

Si la sala de juntas no tiene paredes y las divisiones aislantes son de cristal, es muy usual utilizar vinilos en hojas de vidrio traslúcido u opaco, liso o con diseños, algunos incluso el logotipo institucional. Se recomienda en estos casos utilizar franjas de seguridad para evitar accidentes.

Otra modalidad de sala de juntas son aquellas donde se utilizan separadores de espacios como cortinas y paneles japoneses que se pueden quitar o poner a necesidad. En estos casos el tema es cuidar la estética y el buen gusto y a su vez, garantizar alguna privacidad cuando se hace la reunión.

Según los colores de las paredes, suelos y techos, se escogerán los muebles y la decoración. La madera y sus derivados es un material muy utilizado en los suelos, techos y paneles de las salas de reuniones y combinan perfectamente con la mayoría de elementos porque proporciona calidez al espacio.

Para decorar y lograr una muy buena sala de juntas

El estilo lo define la filosofía de la compañía y la imagen que se quiera proyectar. Si es de seriedad, sobriedad, profesionalismo y tradición predomina el uso de tonos blancos, negros, beiges o grises y una buena iluminación.

Pero si el ambiente es más informal, participativo y colaborativo, se puede apostar por el color que por su impacto y creatividad trae efectos muy positivos en los asistentes.

En cuanto a la mesa y las sillas todo depende del espacio disponible y el promedio de invitados. Si está entre 6 y 8 personas se recomienda una mesa redonda para facilitar la conversación entre todos en igualdad de condiciones. Pero si a las reuniones asiste un gran número de personas, lo mejor es una mesa rectangular con asientos alrededor.

Ahora según la mesa, serán las sillas. Lo mejor son las de ruedas con brazos, con altura regulable que permiten la movilidad y son muy cómodas. Otras funcionales son las fijas con asiento giratorio o en casos específicos, sillas fijas que ofrecen en el mercado variedad de alternativas, materiales y colores.

Imagen cortesía de ts-telecon.es/

BUENAS COSAS...Suceden a todos los que reciben nuestros correos electrónicos.

Ofertas especiales, nuevos productos, artículos interesantes y en general muchas cosas maravillosas. :)

× Hablemos por WhatsApp