Las sillas son unos de los elementos que más utilizamos a diario. Las encontramos en nuestras casas, en los medios de trasporte, en nuestros lugares de trabajo, en el estudio a la hora de comer y hasta cuando tenemos un rato de ocio, están presentes. Si lo vemos de esta manera, las sillas son quizás, los muebles que más empleamos en nuestra vida.

Muchas veces no le prestamos mucha atención a las sillas que adquirimos, es posible que las escojamos debido a su buen aspecto o por que el color es llamativo y, probablemente, combina con la imagen corporativa de nuestra empresa o el resto de nuestra decoración. A veces vamos más allá aprobando su comodidad con una sentada.

Las sillas son tan importantes para quien las utiliza y pueden lograr que se esté a gusto o despierte la sensación de incomodidad. Sin tener en cuenta que, si se pasan largas horas en ellas, sin ser adecuadas, pueden llegar a producir lesiones permanentes de espalda y columna. Entonces no sólo es cuestión de decoración, también de salud.

Cuando necesitamos obtener sillas, debemos tener en cuenta que cada una debe cumplir con dos aspectos básicos: Calidad y Necesidad. Esto no quiere decir que dejemos de lado la estética. Ella se da por descontada, ya que el mercado tiene una gran variedad de estilos, colores y formas.

Calidad

Cuando mencionamos la palabra Calidad al hablar de sillas, nos remitimos a como está fabricada. Según lo dijimos anteriormente, podemos encontrar una gran oferta. Pero es importante saber de dónde vienen y que tan amplia es la garantía ofrecida por el fabricante, usualmente, es proporcional a la calidad. Comprar en un sitio que ofrezca confianza y respaldo, es fundamental.

Conocer cuáles son los materiales que nos están ofreciendo y sus usos más adecuados es otro de los aspectos relevantes para indagar al momento de la compra.

Necesidad

Siempre es importante saber el uso que se le va a dar. Si es para una oficina, para una fábrica, un recibidor, una sala de juntas, la casa, el trabajo, o para donde sea que se vaya a utilizar es determinante para decidir cuál es el tipo de sillas que se van a adquirir.

Muchos de los problemas de salud están ligados a malas posturas. Numerosas de las malas posturas se presentan por la manera en la que usamos las diferentes sillas a diario.

Cuando se pasan largas horas sentado para desempeñar alguna labor, es importante que la silla tenga un soporte lumbar. Si se va a usar frente a un computador, es absolutamente necesario que tenga apoya brazos.

De ser necesario un corto desplazamiento frente a un escritorio, es mejor utilizar una que tenga ruedas. Si van a utilizarse en el comedor de nuestra casa se buscan cómodas y livianas. Para ver televisión suelen ser mullidas y en materiales que no se calienten demasiado para generar la sensación de confort.

Para escoger las sillas apropiadas sólo se tiene en cuanta estos dos aspectos con algunas variables en cada uno. No es algo que debamos tomar a la ligera ya que en ellas pasamos la mayor parte de nuestro día y de nuestra vida.

Conclusión

Diseño, materiales, calidad, forma; todos son necesarios cuando se trata de escoger una silla. Hay que elegir la que más se adecúe a la empresa o al lugar con el que este mueble hará juego, pues, sí o sí debemos tener unas cuantas en nuestros establecimientos, ya sea para los clientes, para los empleados, una silla adecuada sacará la cara cuando de comodidad en un espacio específico hablamos.

Imagen, cortesía Strong Project

BUENAS COSAS...Suceden a todos los que reciben nuestros correos electrónicos.

Ofertas especiales, nuevos productos, artículos interesantes y en general muchas cosas maravillosas. :)

× Hablemos por WhatsApp